Les comento que el culo de mi esposa no es fácil de follar, yo lo he conseguido realmente pocas veces y mis corneadores que han intentado no han tenido éxito.

Pero por las pocas veces que la he podido culear, ya sea con mi verga o con el juguetito que les muestro en la foto, sé que le gusta. 

En los últimos días he empezado a jugar bastante con su culito, la idea es que cuando se acostumbre al juguetito será más fácil follarla por su ojete y de ahí a una doble penetración sólo es cuestión de tiempo... espero que sea pronto.